Sitios Arqueológicos, Puertomingalvo y alrededores


Un viaje por el tiempo

En Puertomingalvo, podemos encontrar vestigios de todos los periodos históricos destacados de la península ibérica. Desde los dinosaurios, que dejaron su huella, hasta los cristianos.
En las inmediaciones de Puertomingalvo, se han encontrado numerosos fósiles y huellas de dinosaurios, incluidos algunos de los más antiguos de Europa.
En los alrededores de Puertomingalvo, también se pueden encontrar yacimientos de arte rupestre levantino, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
En el propio pueblo de Puertomingalvo, se pueden visitar restos de la época ibérica, romana, árabe y cristiana. El castillo, la iglesia y el portal alto son algunos de los monumentos más destacados.

Puertomingalvo es un destino ideal para los amantes del senderismo y la arqueología. En los alrededores del pueblo, hay numerosos senderos que permiten descubrir los tesoros naturales y culturales de la zona.
En esta sección, proponemos muchos mapas de senderismo y arqueología que te ayudarán a planificar tu visita a Puertomingalvo.


Piedra de los Sacrificios, de origen Ibero

En las cercanías de este pueblo, se encuentra la que algunos aficionados o estudiosos han bautizado como Piedra de los Sacrificios. Un conjunto de piedras misteriosas que han cautivado la imaginación de los visitantes durante siglos. La leyenda cuenta que en esta piedra se realizaban sacrificios para apaciguar a los dioses. Sin embargo, la realidad es que no hay pruebas científicas que lo confirmen. Lo que sí es cierto es que este lugar fue de importancia para los antepasados.

La Piedra de los Sacrificios está formada por una serie de rocas talladas por el hombre, la función de estas piedras es un misterio que intriga a los investigadores. Hay muchas teorías, pero ninguna de ellas es aceptada de forma definitiva.
Hay quienes creen que la piedra se utilizaba para sacrificios. Esta teoría está basada en la leyenda popular y en hallazgos arqueológicos de otros yacimientos íberos que sí tenían una función sacrificial.
Sin embargo, otras teorías sugieren que las piedras se utilizaban para otros fines, como prensa de aceite, trampa para pájaros o incluso para realizar ceremonias religiosas.
En última instancia, la función de la Piedra de los Sacrificios es un misterio que probablemente nunca se resolverá. Sin embargo, este lugar seguirá siendo un símbolo de la historia y de la antigüedad.

La Piedra de los Sacrificios es un lugar fascinante que nos ofrece una ventana al pasado. Es un lugar que nos permite imaginar cómo era la vida de los íberos y comprender su cultura.


Puedes verla desde el sendero que conduce al Alto El Pellejero.


Los Castillejos

En Puertomingalvo, rodeado de bosques y montañas, se encuentra un lugar mágico que nos transporta a otra época. Es el yacimiento ibérico de Los Castillejos, un testimonio de la presencia ibérica en la provincia de Teruel.

Los Castillejos es un complejo fortificado que data del siglo VI a.C, y que se encuentra a pocos metros de la Ermita de San Bernabé, a una altitud de 1.156 metros. El yacimiento está formado por una serie de torres que defendían el poblado, así como por otras construcciones, probablemente viviendas, talleres y almacenes.
El investigador J. Cabré a principios del siglo XX lo consideró como uno de los yacimientos ibéricos más importantes de la provincia, en esa época todavía se conservaban restos de cuatro torres, una de las cuales ha desaparecido en la actualidad.
Se han realizado dos investigaciones del emplazamiento ibero, una en 1965 y otra en 1985, y se ha encontrado una moneda de bronce de origen ibérica llamada Dabaniu, esta moneda en particular, de 10 gramos de peso, pertenecía a la serie del jinete. Estas monedas ibéricas con la iconografía de caballos son originarias de la zona del centro y noreste de la Península, área que los romanos llamaban Provincia Citerior.


Puedes llegar en coche, se encuentra muy cerca de la Ermita de San Bernabé.


Estelas Romanas

La presencia de los romanos en Puertomingalvo puede verse en restos arqueológicos, como caminos empedrados, esenciales para los comerciantes y viajeros, su construcción requirió de una gran inversión de tiempo y recursos. Pero los hallazgos que más destacan, son de una antigua necrópolis donde se encontraron estelas funerarias. Las imágenes y los símbolos que aparecen en ellas nos dan información sobre la vida y la cultura de los romanos que habitaron esta región.
Una de estas estelas, llamada la Estela de Sulpicia, es un testimonio de la vida y la muerte de una joven mujer que nació en la antigua ciudad de Edeba, se cree que es donde hoy se encuentra Iglesuela del Cid, pero su historia quedó inmortalizada en la necrópolis de Puertomingalvo.

La estela original se encuentra en el Museo de Teruel, pero gracias al ingenio de nuestro Maestro Cantero, Gregorio Gil Chiva, en el pueblo disponemos de una reproducción fiel de esta pieza. Es una estela de piedra arenisca de gran belleza donde se puede apreciar una inscripción que nos revela el nombre, la edad y el origen de la difunta.
Si traducimos las inscripciones del latin, obtendremos el texto: "Aquí yace Sulpicia, hija de Sexto, de la Ciudad de Edeba, fallecida a los 23 años de edad".

Esta simple inscripción cuenta una historia apasionante. Sulpicia era una joven mujer, su nombre era de origen íbero y era hija de Sexto, un importante hombre de Edeba, una ciudad próspera y cosmopolita donde convivían diferentes culturas. Desafortunadamente falleció a los 23 años, una temprana edad para la época.
Esta es la historia de una mujer de élite, que tuvo la oportunidad de disfrutar de una vida privilegiada, una mujer que vivió en un mundo que ya no existe. Pero su historia seguirá viva en esta piedra que nos habla de un pasado remoto y fascinante. Es una obra de arte que nos emociona y nos hace reflexionar sobre la vida y la muerte. Es un recordatorio de que todos somos mortales, y que debemos vivir cada día al máximo.

La replica se encuentra en la Oficina de Turismo de Puertomingalvo, al centro del pueblo.



Huella de Dinosaurio

En Teruel, en lo profundo de la tierra, se esconden secretos que han cautivado a los exploradores durante siglos. Secretos que nos transporta a un mundo perdido, un mundo habitado por reptiles gigantes que gobernaron la Tierra durante millones de años.
Recientemente se ha publicado la investigación de un yacimiento con huellas de dinosaurios carnívoros en las cercanías de Puertomingalvo, más precisamente en Mosqueruela, en los aledaños del Mas de Pérez. Este increíble hallazgo de 2023 se ha presentado en las XXXVII Jornadas de la Sociedad Española de Paleontología. Son huellas de magníficos ejemplares que dejaron su marca en estas tierras, y que vivieron hace 100 millones de años.

Teruel es una región rica en hallazgos de dinosaurios, además de ser la que más aportaciones ha hecho en toda España, con 10 dinosaurios desde que en 1987 Aragosaurus ischiaticus iniciara esta saga de colosos encontrados en la región, principalmente por el trabajo desarrollado por la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis y por el Grupo Aragosaurus, de la Universidad de Zaragoza.
Estos nuevos hallazgos son un testimonio de la rica biodiversidad que habitó estas tierras en el pasado. Nos permiten imaginar cómo era la vida en un mundo dominado por los dinosaurios, un mundo que hoy solo podemos conocer a través de los fósiles.



Arte Rupestre

En un paisaje de serranía, entre pinos, sabinas y encinas, se esconden tesoros.
Tesoros que han sido guardados durante siglos, tesoros que nos habla de un pasado remoto.

En la cabecera del Barranco de Gisbert, al noreste del Santuario de la Virgen de la Estrella, a pocos kilómetros del pueblo de Mosqueruela, se encuentra un conjunto de pinturas rupestres del tipo levantino, declaradas Patrimonio de la UNESCO, son un testimonio de vida de los seres humanos que habitaron esta tierra hace miles de años.
En ellas, podemos ver escenas de caza, hombres armados con arcos y flechas. Son las figuras de otros tiempos, representando la vida que llevaron nuestros predecesores. Estas pinturas son el legado de nuestros antepasados, que nos ayuda a entender nuestra historia.
Además del arte rupestre, puntas de flecha y cerámicas son muestras de la continua ocupación humana durante miles de años.

Desde tiempos inmemoriales, estas tierras han sido elegidas por el hombre para habitar y crecer. Descubriremos un lugar que nos conecta con nuestro pasado y nos ayuda a entender quiénes somos.



Antigua Central Electrica de Puertomingalvo

Enclavada en el corazón de la montaña, la Antigua Central Eléctrica de Puertomingalvo se alza como un vestigio de la historia industrial del siglo XX. Construida a principios del siglo pasado, esta central aprovechaba la fuerza del río Linares para generar la energía eléctrica que iluminaba el pueblo y sus alrededores.
Hoy en día, la central se encuentra en desuso, pero sus restos aún conservan la impronta de su pasado glorioso. Los muros de piedra, las turbinas oxidadas y los canales de agua evocan una época en la que la electricidad era un bien preciado y la ingeniería hidráulica un símbolo del progreso.